Logo OTO

EL EQUINOCCIO DE OTOÑO

Como usted sabe, las estaciones se producen por una combinación de fenómenos: el movimiento de rotación de la Tierra, el de traslación, la inclinación del eje y la posición relativa del Sol con respecto a la Tierra.

No en todas las latitudes de la Tierra están completamente definidas las estaciones, porque en algunas los rayos del sol llegan más oblicuos, y además hay que considerar los cambios climáticos producidos por los océanos y los vientos. En las zonas templadas, en cambio, es notoria la presencia de cuatro estaciones bien definidas.

Antiguamente la humanidad vivía más en contacto con lo natural y estaba regida por estos ciclos naturales en todo su actuar. Hoy, se vive en forma artificial y no se toma consciencia de ello. Sin embargo, consciente o no, el organismo se rige siempre por estos ciclos naturales. Si nuestra mente no va acorde con ellos, se produce un mayor gasto de energía, una tensión y cansancio prematuros.

inclinación del eje terrestre (20 k)movimiento de traslación (26 k)

TRABAJOS ESTACIONALES

Hagamos algunas pequeñas analogías con los ciclos del año.

invier.gif (10219 bytes)

En invierno es época de siembra. Allí procuraremos, como el sembrador, elegir los mejores granos. Análogamente es época de pensar en nuestros objetivos para el nuevo ciclo, conforme a la experiencia adquirida

primav.gif (9831 bytes)

En primavera la naturaleza florece, se exterioriza. Debemos aprovechar esta energía para fortalecer nuestro impulso a actuar, a poner en ejecución los pasos necesarios para conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

verano.gif (10121 bytes)
El verano es época de desmalezar y regar. Análogamente debemos efectuar una revisión en la marcha de nuestros propósitos para verificar si van camino a lograrse y corregir lo que sea necesario. Desmalezar equivale a superar los obstáculos, eliminar todo pensamiento y actitud negativa que pueda impedir un buen fruto.

otono.gif (1288 bytes)El otoño es época de cosecha y recolección. Allí deberemos obtener el resultado de nuestro trabajo. Estos resultados pueden ser muy buenos (buenos frutos) y allí aprenderemos que el procedimiento empleado ha sido correcto. Otros objetivos habrán sido logrados sólo parcialmente o no tal como lo esperábamos. Es la fruta de segunda o tercera selección. Aprenderemos cómo corregir en el futuro nuestro trabajo. Por último, habrá objetivos que no se consiguen. Es el fruto pasmado o podrido. Debe ser rápidamente apartado. También aquí aprenderemos. Sabremos que de ese modo como lo hemos hecho, no conseguimos lo esperado y por tanto habrá que probar una nueva estrategia. En esta época, entonces, procedemos a la evaluación de nuestros logros.

Esta evaluación nos permitirá aprender cosas nuevas, procedimientos mejores, para formularnos nuevos propósitos y corregir defectos. Elegiremos los mejores frutos y de allí sacaremos las mejores semillas para la futura siembra.

Análogamente un mes está sujeto a estos mismos cuatro procesos. Y también un día. Es importante irse a dormir cuando ya se ha evaluado y se ha descansado, para que el sueño no sea perturbador. Un sueño perturbador será causa de negatividad y estrés al día siguiente. La noche equivale al invierno, allí nos formulamos los objetivos para el día siguiente. La madrugada equivale a la primavera. Toda la naturaleza, y nosotros, estamos con el mayor impulso para conseguir nuestros propósitos. La mente y el cuerpo están más descansados. Es el momento de planificar el día. El mediodía es como el verano. Momento de revisión y corrección de nuestro actuar. El atardecer es como el otoño. Al término de la jornada de trabajo debemos evaluar lo obrado en el día y recordar nuestros actos. Estudiar cómo podemos corregirlos en el futuro. Tomamos alguna actividad recreativa para que en la noche, equivalente al invierno, de acuerdo a la experiencia adquirida y a la evaluación, planifiquemos el día siguiente. Irse a dormir con esta planificación, causa además que el subconsciente acuda en nuestra ayuda y nos entregue soluciones para actuar con más eficiencia.

El otoño es época para evaluar y corregir lo que hemos hecho. Si se procede así, es seguro que en el futuro cuando se presenten acontecimientos semejantes, obraremos mucho mejor y con más éxito. Todo es posible de mejorar.

Serval


Sugerencias de actividades

 

  1. Haga un recuento de su cosecha personal en este año con una lista en la cual por un lado estén todas las cosas logradas, y por otro, las que no pudo lograr.
  2. Analice por qué algunas cosas se dieron y otras no.
  3. Haga una lista de todos los objetivos que tenga y ordénelos por prioridad. En esta lista deben ir los objetivos no logrados de esta cosecha.
  4. Seleccione tres objetivos a sembrar en la próxima estación de invierno.

Volver a página principal

Esta página pertenece al sitio www.iniciados.org