No son la falta de recursos materiales ni de capacidad intelectual los obstáculos que se interponen en el camino de la construcción del nuevo mundo. Son las vulgares torpezas: avaricia, vanidad, ambición de prestigio y honor. 

A Pensamientos anteriores